fbpx

Cuarentena entre cuatro

No sé qué día es, qué momento, qué minuto. Solo sé que todo mi mundo, así como el tuyo, cambió. En un abrir y cerrar de ojos, tenía todo lo que había soñado siempre.

Trabajo desde casa, familia unida, los cuatro juntos, más tiempo con mi bebé sin dejar de trabajar, todo de un momento al otro.

Pero no sabía por dónde empezar, habían pasado ya algunos días y se empezaba a sentir el «encierro». Esos instantes en los que terminas pensando los cómos, cuándos y porqués de la situación. Que si los casos, que si las estadísticas, que si suben o bajan o si ¿dicen la verdad? Me freno y mi mente me juega una mala pasada; me dice: “sigue buscando las respuestas”… pero no, yo soy más fuerte y me las ingenio para cambiar los pensamientos y jugar al juego del “positivo”. Todo pasa y nada es para siempre; empiezo a hacer esfuerzos mentales para empujar con todas mis fuerzas todo lo negativo y analizar lo positivo. Ese es el momento más difícil, ¿Qué es lo positivo? y me empiezo a responder a mí misma.

El nuevo modo de vida, no tan rutinario ni tan convencional llegó con diferentes emociones que analizar; jugar el juego de descubrirlas, ponerles nombre y finalmente ayudar y apoyar para que todo avance armoniosamente. Que las videollamadas, los grupos y todo aquello que antes era para mí un mundo dentro del celular, se han convertido en las armas más imprescindibles para manejar la situación, pero ese es otro cuento que algún momento les contaré.

A pesar de todo, siempre he sido de las que me encanta buscar el lado positivo de las situaciones y menos mal, tengo como aliados a ellos… Él es quien cada que puede me recuerda diversas situaciones de cuarentena que nos han hecho más graciosos, más llevaderos, más “encuarentenados”, más humanos y más anecdótico nuestro transitar por el momento y la vida; no sin antes recordarme siempre que no se puede salvar la tierra siempre que se quiere.

Luego viene ella, ese pequeño ser de cuatro años que cambia el mundo y lo hace de colores con solo una sonrisa. Esa sonrisa que me invita a seguir, a dejar fluir lo negativo y seguir pensando en lo positivo. A caminar de su mano para ver el colorido camino que hace dentro de su día a día. No crean que es tan fácil, es simplemente ver las cosas desde su rutina, sus clases virtuales y su final «exigencia» de hacer la “acccctividad” para presentarla en la clase de la tarde. No siempre coloreamos, no siempre usamos témperas, a veces solamente conversamos fluidamente de cómo ha sido su día para que ella me inyecte esa vitamina de doctora y me dé la energía que necesito para seguir. 

Todo esto me recuerda a algo. Un día, antes de su sesión virtual de la mañana, me acerqué a ella y le abracé fuertemente, ella respondió mi abrazo y me llenó, como acostumbra, de su energía pura, terminando el abrazo en un «mami te amo». Luego empezó su clase y para mi sorpresa, le contó a su profe con todos los detalles lo rico que había sido el «abrazo de mamá» y le dijo a su profe que los brazos de mamá le relajaban y sentía mucha ternura. Finalizó la clase, hicimos juntas la actividad y al volverse a conectar en el cierre de clase, su profe les contó que gracias a sus palabras ella llamó a su mamá para recordarle lo mucho que la extrañaba con «una basurita en el ojo»; le agradeció a ella y terminaron la clase. Es así como yo podría pasar horas contando las ocurrencias, logros y hazañas de ella, pero por el momento vamos a hablarles del último y más reciente integrante.

Ese pequeñito tiene muy poco tiempo aquí en la tierra como para entender lo maravillosa y beneficiosa que le ha resultado la cuarentena. Ha aprovechado de toda la familia en la casa, con cuidados y atenciones, mamá a tiempo completo con él y disfrutar de verlo crecer sus primeros meses, creo yo, es uno de los mejores regalos que «la gripe del murciélago» nos trajo a los cuatro. Es diferente dejar a un bebé de tres meses de edad para irse a trabajar, que pasar pegaditos y juntos durante todo el día.

Eso sí, no faltan los días en los que me pongo a pensar cómo será cuando regresemos a lo que llamamos rutina, pero me sigue emocionando cada día que pasamos juntos y revueltos en las aventuras del COVID.

Pero para eso tengo tiempo de sobra cuando me despierto en plena madrugada. En esos momentos de profundo pensar sobre qué logré y qué estoy por lograr. Sentirme orgullosa de que no puedo pedir más de lo que tengo y agradecer porque finalmente algo bueno nos traerá.

Una de tantas historias incompletas de una Pandemia. Historia 11/12

Autora: Isabel Mora

https://www.facebook.com/isamorarom; https://twitter.com/isamorarom

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

12 Comments

  1. Diana Ledesma

    Gracias por compartir tu experiencia, me siento identificada con varias de las cosas que describes. Sin duda la cuarentena trajo cosas positivas, tan pequeñas y tan simples que hasta se nos había olvidado que podían ser posibles.

    1. admin

      A pesar de las circunstancias hay algo por lo que seguimos luchando.

      Muchas gracias por tu mensaje y disfruta de las cosas positivas.

      un abrazo.

      El equipo de Incompany

  2. Boris Mundaca Chávez

    Bonito relato Isabel ,no cabe duda que todo este tiempo de cuarentena , nos ha hecho ver que hay cosas importantes y pequeños detalles en nuestros hogares que no debemos dejar de lado en cualquier tiempo o momento de nuestras vidas.

    1. admin

      Así es; agradecer por cada detalle y mirar desde otra perspectiva.

      Gracias por seguirnos Boris durante toda esta serie de historias!

      un abrazo,

      El equipo de Incompany

  3. Monica

    Me encantó!!! Agradecer ante todo, lindo mensaje lleno de verdades y con la locura que va entre líneas

    1. admin

      Lo importante es disfrutar cada minuto de esta locura única de estar todos juntos.

      Gracias por escribirnos!

  4. Daniela Suquilanda

    Que bello es saber que otras familias también han podido sacar algo positivo de estar en cuarenta, eso me alivia ya que al igual que tú yo estoy feliz disfrutando de mi pequeña. Espero ésta historia sea la de muchas familias!! Un fuerte abrazo

    1. admin

      Sin duda una experiencia familiar hermosa y sobre todo para recargar muchísima energía.

      Buen día!!

  5. Karen

    Amiga mía simplemente hermoso y ran cierto tan dulce tan tu todo lo que escribes. Muy feliz por ti por la vida que estás llevando de cuatro. Te quiero un montón amiga bella!! Un abrazo a la distancia

    1. admin

      Gracias Karen por tus palabras sobre la historia contada por Isabel. Nos alegra saber que te gustó y que mantienen esa hermosa amistad con nuestra escritora.

      Un abrazo y síguenos para que sepas de nuevos proyectos que tendremos en las próximas semanas.

  6. Alicia Pinto

    Que hermoso y tierno descubrir y entender el razonamiento de los pequeñitos. Bendiciones querida Isa.

    Ali

    1. admin

      Gracias por tu mensaje Ali.

      Todo el equipo de Incompany te enviamos también bendiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *