El deseo de Navidad

Hace unos días recibí un video de WhatsApp en donde a dos grupos de niños, uno de España y otro de Uganda, les pedían que dijesen que pedirían si tuviesen la posibilidad de pedir tres deseos y que estos se cumpliesen. Claramente los pedidos eran muy diferentes en los dos grupos. A la mitad del video se les enseñó a los niños que habían nacido en España lo que habían pedido los de Uganda y se les pidió nuevamente responder si mantendrían lo que habían dicho antes de verlo; y la respuesta claramente fue cambiada por todos para poder cumplir los que los niños de Uganda pedían, que por cierto, eran bastante sencillos en la mayoría de ellos.

Cuando uno labora también tiene un montón de sueños y estos se dividen entre los de los colaboradores en general y los que dirigen las organizaciones, desde cualquier cargo que conlleve dirigir personas.

Ponte a pensar en este momento, desde tu posición en la organización, ¿qué tres deseos pedirías? (para aquí y ponte a pensar). Aunque los requerimientos de los colaboradores serían tan obvios en la mayoría de los casos, la principal duda que me salta es que la mayoría podrían ser cumplidos de una forma u otra, pero perdemos de vista que uno de los principales que los cargos de dirección no ven y que es relativamente fácil de cumplir, es uno que nunca lo toman en cuenta y tendría cambios radicales en todas las organizaciones y es: Haz que tu equipo no tenga miedo a fallar (Cliché o no, pero es una realidad ineludible).

La creación de ideas en una organización, hoy por hoy es una obligación, pero la mayoría de ellas no ven la luz por miedo a lo que digan sus jefes, compañeros o al mismo hecho de fracasar; en el libro de Wise Guy: “Lessons from a Life”, se habla de que el miedo a fallar o a hacer el ridículo en las personas es más fuerte que el que genera una enfermedad y por lo tanto, se convierte en un freno natural a implementar cosas que no se han hecho nunca.

Si tienes gente a cargo quizás no puedas cumplir muchos deseos de tus colaboradores, pero si puedes cumplirles uno: Haz que tu equipo no tenga miedo a fallar. Haz que las ideas salgan de todos aunque suenen absurdas o descabelladas, hazlos sentir que aunque se equivoquen diez veces, a la onceava estará esa que hace un trabajo excepcional en la organización y que funcione como un equipo, esa que hace olvidar que las empresas se basan en súper estrellas como Messi por súper equipos como el Liverpool de Inglaterra o el humilde Independiente del Valle.

Si tienes la posibilidad de cumplir este deseo a tus colaboradores recibirás mucho más que los tres deseos que pensaste cuando empezaste la lectura, tan solo ayúdales a cumplirlos, ayúdales a no tener miedo.

Autor: Miguel Viniegra Delgado.

https://web.facebook.com/miguel.viniegra;

https://twitter.com/mviniegra1979

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.